Caricias al cielo

Grupo de apoyo para el duelo en la pérdida perinatal y postnatal en Jaén

3º año Suelta de Globos. Día para el recuerdo. Domingo, 22 de Octubre

Nos parece como si fuera ayer, cuando dos madres rotas, nos cruzamos en el camino, y nos ayudamos a componer los trozos rotos, para dar a luz un proyecto que le llamamos Caricias al cielo.

Y este será el tercer año, que convocamos la suelta de globos en Jaén, un día para el recuerdo, para homenajear a nuestros ángeles de luz. Gracias de antemano, a todas las personas que contribuyen para que pueda repetirse,  y sobre todo gracias a todas las familias que nos acompañáis año tras año, en un día tan especial para todos/as.

Este año repetimos en Jaén, en la zona del Bulevar. Todavía nos queda concretar si donde el primer año en la tercera fase, o en la primera como el año pasado, pero salvo este detalle, queremos confirmar que será el 22 de Octubre, domingo a las 12:00 de la mañana. 

Todas las familias pueden ponerse en contacto con nosotras por whasapp, correo electrónico o a través de nuestra página de facebook, para reservar nº de globos.

Este año os pedimos además, que nos digáis junto al pedido de reserva, el nombre de vuestros ángeles de luz y el tiempo en el que se fué. Tal y como hicimos el año pasado, una dedicatoria breve, o frase para acompañarlo y poder leerlo en el acto, allí todos presentes.

Si el tiempo nos acompaña, volveremos a poner un tendedero para quien quiera llevar una fotografía homenaje. Todo es opcional, y muy personal.

Y daros de nuevo las gracias, y deciros que siempre que nos necesitéis, estamos dispuestas a escucharos.

Un abrazo enorme y besitos volados al cielo.

Vanessa y Lola

Anuncios
Deja un comentario »

2º año Día del Recuerdo.

Es difícil de describir cada momento que vivimos ayer, pero si alguna palabra puede resumirlo es EMOCIÓN. A pesar del mal día, del viento y la incipiente lluvia que parecía amenazar, volvimos a reunirnos muchas familias unidas por el mismo dolor, la pérdida de un hijo/a, un nieto/a, sobrino/a…nuestras personitas que se fueron demasiado pronto.

Y el acto quedó precioso, y soltamos el dolor mirando al cielo, … damos las gracias a Carmen y Julia, dos voces angelicales que nos acompañaron al final con Paloma Blanca, y damos las gracias a todas las personas que nos acompañaron, porque todos conformamos Caricias al Cielo. Directas al cielo, algunas de las dedicatorias que llegaron en forma de estrella…

“Siempre en nuestro corazón  pequeños. No os olvidaremos . Somos una família  bonita aunque dividida. Algún  día  nos volveremos a ver. Os queremos” Estrellita 11 semanas. Unai 38 semanas.

Porque venias a cambiarnos la vida y nos cambiaste todo nuestro mundo” siempre presente. Te queremos Alba

David 39 semanas juntos . Ni la distancia ni los años harán que te olvidemos , iluminas nuestro dia a dia desde tu estrella, te queremos

Lucía, 33 semanas y 2 días estuviste conmigo hasta que te dormistes en mi vientre y batistes tus alas…y fuiste para tus papás, tus abuelos, tus titos…un soplo de aire fresco, la ilusión, la esperanza, la alegría. Y aunque ya no estás físicamente, estarás por siempre en nuestro corazón, y tu recuerdo siempre vivo,  porque tu hermana Irene, mira al cielo y sabe que estás en la estrella más grande cuidando de ella.

La fuerza de vuestro amor me sostiene. CARLA 3 meses y ANTONIO 4 años

Si solo el amor hubiera podido salvarte estarías junto a nosotros el resto de nuestra vida. Te queremos mucho nuestro ángel de amor. Raquel 3/1/2014. 41 semanas.

Que el dolor de haberte perdido no nos quite la alegría de haberte tenido. Aitor 39 semanas.

Me enseñaste el amor más grande del mundo y lo que verdaderamente importa volvería a pasar por todo para tenerte mi ángel….. Alma.

HUGO. Nació a las 34 semanas. Subió al cielo 2 días después de nacer. “Por muchos años q pasen seguirás estando siempre con nosotros porque vives en nuestro corazón. Te queremos mucho príncipe.”

Estrellita 9 semanas. “Fuiste para nosotros una gran ilusión. Gracias por ayudarnos el tiempo que estuviste con nosotros a recuperar la alegría”.

Emma gracias por hacernos el mejor de los regalos los 36 días que estuviste con nosotros. Ni un solo día de nuestra vida dejaremos de pensar en ti. Te queremos muchísimo

Nuestro manifiesto:

Queremos manifestar nuestro compromiso con la lucha por mejorar unos derechos entre ellos, a nivel sanitario, que se basen en la empatía, en el respeto y la posibilidad de afrontar la pérdida y despedida de nuestros hijos/as, con la dignidad y el amor que se merecen. Deseamos que se realice un protocolo en todos los hospitales del Mundo, y estamos luchando para que aquí en Jaén, se sensibilicen con nuestra causa, y con mucho trabajo se nos van abriendo puertas poco a poco.

Nos unimos en la lucha de defender que nuestros hijos/as no son legajos, no ni criaturas abortivas, sino nuestros bebés, con nombre y apellidos, nuestros hijos/as amados a los que desearíamos tener inscritos en el libro de familia porque existieron para nosotros y los nuestros.

Manifestamos nuestro compromiso en seguir concienciando a la sociedad sobre nuestras pérdidas, sobre el duelo que tenemos que afrontar en soledad, por la incomprensión que nos encontramos en su camino, y en defender que el proceso de duelo no es una enfermedad que se deba de tratar a nivel médico, perdemos a nuestros hijos/as y lo que queremos en lidiar con un duelo respetuoso a todos los niveles, exento de frases tópicas, y que otro hijo/a no sustituye al que se fué.

Y Estamos más que comprometidas en brindar nuestro apoyo a cualquier persona que lo necesite, a escuchar, acompañar en este duro proceso.

No somos profesionales, pero somos dos madres que nos movieron unos hilos celestiales para estar hoy aquí, David y Lucía, de la mano, nos enseñaron a amar con absoluta pureza, y quisieron que ambas, en la medida que podemos, alcemos la voz y cada vez estemos más presentes para quien lo requiera y necesite. Nos recuperamos con mucho esfuerzo, y luchamos cada día por mantener vivos sus recuerdos aterciopelados, y el dolor aunque está dormido, estará siempre presente.

“Cuando un niño pierde su padre o madre lo llaman un huérfano. Cuando un adulto pierde a su esposa (o esposo) le llaman viudo (o viuda). Sin embargo, cuando un padre pierde a un(a) hijo/a suyo/a, no hay palabras.”

Y por último queremos dedicar esta poesía que no sabemos quién la escribió, sino pondríamos su autora, a todas las mamás valientes que han pasado por una pérdida.

MADRE MIA
He tocado tus lágrimas con dedos invisibles para consolarte…

Se que piensas en mi a menudo, durante el día, durante la noche, en tus sueños, al entrar a un cuarto vacío sabiendo que jamás estaré allí… Pero estoy en tu corazón, en tu alma, siempre estaré ahí, contigo.

Tu que sin ningún egoísmo me diste tanto de ti misma.   En lo más intimo de tu ser, creaste un mundo especial para mí, un mundo de alegría, de amor, y también de tristeza y de dolor…  todo lo que una persona puede sentir lo compartiste conmigo.

Y aunque jamás podré sentirme arrullad@ en tus brazos, ya sentí el latido de tu corazón como una canción de cuna y tu espíritu dándome un lugar seguro, ya protegiéndome y preparándome para lo que vendría después.

Pero a veces, el viaje de la vida separa a las almas.  Y es verdad, tuve que irme a otro lugar… Ojala hubiera podido quedarme, ojala hubiera sido una decisión que tu o yo hubiéramos podido tomar.

Quiero que sepas que donde estés, siempre estarás conmigo… Tu amor fue el primero para mí, la primera alegría, y también tu alma, la primera que por siempre conoceré.  Tú me has dado el valor y el ánimo para continuar mi viaje.  Espero poder hacer lo mismo por ti.  El latido de tu corazón siempre me llamara hacia a ti.

Con todo cariño,

Tú bebe
 

 

Deja un comentario »

Stillbirth, Tour 2017, Jaén

portada-fb-tour-2017Por fin os podemos confirmar que Norma Grau va a incluir su visita a Jaén en su Tour 2017, para Enero-Febrero. Difundimos esto para que nos vayáis comunicando por privado que familias estáis interesadas en participar. Como sabéis, las sesiones de fotos son gratuitas, y serán respetuosas, en homenaje a nuestros bebés ángeles. Lo podéis hacer por mensaje privado por  varias vías:

http://www.facebook.com/cariciasalcielo

o por correo electrónico:

caricias_alcielo@outlook.es

O directamente por el grupo de whatsap, si eres miembro.

Si queréis más información, podéis visitar esta página: http://www.proyecto-stillbirth.org/, os dejamos un recorte breve de la presentación del proyecto. Dar las gracias de corazón a Norma, por darnos la oportunidad de participar en él.

Stillbirth es un proyecto fotográfico

dedicado a los bebés que nunca pudieron ser fotografiados

 (y a sus familias)

 La mayoría de estas familias no tienen ninguna imagen de su bebé,

y apenas unos pocos recuerdos materiales que nunca estrenaron.

A veces, el entorno les niega el derecho a llorar a su hijo,

ya que nadie le llegó a conocer, y no existen “memorias” de este niño.

Pero sus padres necesitan llorarle y recordarle igual que nos pasa a nosotros

cuando muere un ser querido.

Mediante estas fotografías, donde aparecen los objetos del bebé,

las familias consiguen una imagen que representa a su hijo.

Y gracias a estas fotografías pueden mostrar a su bebé al mundo.

“Somos padres huérfanos, mis hijos han existido”

Stillbirth es la palabra inglesa para referirse a los bebés

que nacieron muertos o murieron al poco tiempo de nacer.

En español no existe una palabra para ello.

 El significado literal de la palabra “Stillbirth” es “nacido quieto, nacido en silencio”

Además, la palabra “still” significa “aún, todavía” y “birth” significa “nacimiento”.

Nacieron en silencio, pero aún así: nacieron

Deja un comentario »

Un pasito más…

Hoy ha sido un día especial. Los hilos celestiales de nuestros ángeles siguen moviéndonos en la lucha por ayudar, simplemente. Hemos conseguido reunirnos con un mismo objetivo común, concienciar, acompañar, promover un sentimiento de mayor empatía para las familias que sufren una pérdida perinatal o neonatal.

Reunidas bien temprano en  una cafetería de Jaén, con Isabel e Inma de En duelo (Jaén), con Pilar y Julia, de Red en el Hueco de mi Vientre (de Madrid), y con Capilla, matrona y miembro de nuestro grupo Caricias al Cielo, hemos vuelto a conectar con personas que de forma altruista tienen el mismo motivo que nosotras, “ayudar”, tan simple y tan grande a la vez. Cuánto amor brotaba en el ambiente, cuánta bondad y cuánta comprensión con tan solo mirarnos, sin conocernos.

Y esque  nos motiva lo mismo, nuestros ángeles, y luchamos por lo mismo, porque podamos ir cambiando protocolos de actuación con los profesionales sanitarios, para de esa forma, poder ayudar a futuras familias que puedan pasar “por desgracia”, por lo mismo que hemos pasado nosotros, y puedan encontrarse con un mayor acogimiento y un mejor acompañamiento que les ayude a elaborar correctamente su duelo.

Es un pasito más y tan grande. Unirnos en la misma causa.

Desde aquí os adelantamos el propósito común, de estar presentes en los Hospitales de la provincia de Jaén, de colaborar para ofrecer asesoramiento profesional a personal sanitario: a Matrones/as, Ginecólogos/as, Enfermeros/as, Auxiliares…. cualquiera que pueda estar relacionado en este ámbito y quiera prepararse mucho más, para afrontar estas pérdidas con empatía, con mucho respeto y comprensión.

Esto requiere esfuerzo y trabajo, pero estoy segura de que vamos a conseguirlo con esta ayuda tan grande que nos están brindando.

Daros las gracias amigas, por ofrecernos ayuda, por unificar fuerzas.

Ojalá pronto podamos publicar que lo hemos conseguido. Porque habremos cambiado “algo” y eso será lo más grande para nosotras desde Caricias al Cielo.

 

 

Deja un comentario »

Reflexiones de vida y duelo

Antes de empezar quisiera decirte a ti que me lees que estas palabras son solo reflexiones de lo que he ido viviendo en estos años de duelo por la muerte de mis niños, no son leyes o consejos a seguir… Puede que te sientas identificada o puede que pienses que estoy loca  dependiendo de si empiezas por el camino o si llevas tiempo transitando por él. Toma lo que te sirva, desecha lo que no te parezca y si gustas aportar algo, adelante.

 

El duelo es algo sencillo si lo dejas fluir, no digo que sea fácil ni menos doloroso, sino que no debemos resistirnos a vivirlo, es algo que tenemos que hacer si queremos sanar de verdad.

Durante el duelo aprendes a conocerte realmente, no hay experiencia de la que puedas aprender más sobre ti que  tocando fondo y sintiendo el dolor en su máximo esplendor.

También conoces quien en realidad está contigo y quien nunca lo estuvo, quien pueda convivir con tu dolor y aceptarlo sin huir permanecerá contigo un buen tiempo.

El dolor del duelo nos da en plenitud a nuestra pareja o nos hace alejarnos de ella.

Vivir el duelo es aceptar sentirte indefensa y sin sentido de control de las situaciones. No podemos decidir cuando la tristeza y el dolor nos golpearan como una tonelada de ladrillos, pero tampoco podemos dejar que nos controle o se apodere por completo de nosotros. No es algo que define nuestra personalidad.

Aprendes a convivir con él y a identificar tus días bueno y malos, y darte permiso de sentirlos plenamente.

Se puede reír a carcajadas y estar en duelo, es valido dejar fluir la alegría cuando la sintamos. Una buena carcajada puede aliviar el dolor igual que una buena llorada, te libera el alma.

Cuidarnos no significa hacer lo correcto o más saludable sino lo que nos haga sentir bien y nos de un poco de paz al corazón.  Tal vez  llorar hasta que se te salgan los ojos, hacerte bola en la cama y no querer salir, comer chocolates o tomar una copa de vino pueden ser mas zen y te ayuden más a sobrevivir que comer orgánico, hacer yoga, meditar a diario o  que hacer lo que la sociedad dicta como sano.

No hay que hacer caso de lo que dicen las personas, sean buenas o mal intencionadas:nunca les podremos dar gusto a todos. Si te ven riendo piensan que no estas tan mal, si lloras creen que no lo “superas” y piensan que estás en el hoyo… nadie puede opinar de los demás si no han caminado primero en sus zapatos.

Cambiamos y nuestro mundo entero así lo hizo. Es valido dudar, es valido perder la fe o aferrarse más a ella, es valido sentir celos y envidias, es normal no reconocer a la mujer que ves día a día en el espejo.

El sufrimiento, el dolor desgarrador y los llantos inconsolables se van poco a poco de nuestras vidas.

Cada uno marca sus tiempos y sus etapas, no será igual mi duelo al de mi comadre aunque las dos hayamos perdido a nuestros hijos.

Buscar un tribu sea física o on line es necesario, ni siquiera un especialista, psicólogo o terapeuta te puede apoyar más que alguien que ya pasó por lo mismo que y al igual que tú está aprendiendo a sobrevivir cada día.

Sobrevivir es lo único que nos queda por hacer hasta que llega el día en que vuelves a saborear y a vivir la vida que a ellos nos les tocó vivir, pero que la viven a través de nosotros.

Espero que té que me lees tengas un hermoso duelo, enriquecedor, lleno de aprendizaje y que durante él te reconstruyas y encuentres y reconozcas a esa nueva mujer que te ve del otro lado del espejo…

 Con cariño

Fernanda, mamá de Ruben, Fer y Lucia aquí conmigo y de Joaquín y Víctor Manuel donde quiera que estén…

 Fuente, Revista mirar al cielo

 

Deja un comentario »

Navidad sin nuestros bebés.

FUENTE: VIDA Y MEMORIA.

Cada vez que después de la pérdida de un hijo ,o persona muy querida nos enfrentamos por primera vez a una de las situaciones que habitualmente compartíamos con ella, afloran nuevamente los sentimientos y emociones que nos recuerdan su ausencia (tristeza, añoranza, agradecimiento, culpabilidad, …), que reabren la herida que todavía no se había cerrado totalmente, y adicionalmente nos genera el problema o la dificultad añadidos de tener que resolver la situación que se nos presenta sin su presencia .

En el caso, por ejemplo, de la pérdida de un hijo ,a menudo nos encontraremos, sobre todo a lo largo del primer año de la pérdida, con situaciones que suponen una “primera vez sin el o ella ”.
Llegará algún cumpleaños, alguna fecha especial o fiestas, la fecha en que lo vimos por primera vez , la primera ecografía  y las que le siguen , la imagen de tenerlo en la incubadora en neonatos si estuvo ..,si solo pudimos verle unos instantes sin vida ,incluso quien lo llevo a casa por un tiempo … y finalmente, el aniversario de su muerte.

En estas situaciones tenemos que tener presente que el duelo implica permitir a la persona que lo vive (si nosotros la acompañamos), o bien darnos permiso (si somos nosotros mismos quienes lo vivimos), para experimentar y exteriorizar sentimientos como la rabia, llorar, gritar, …

Implica ir viendo, sobre la marcha, cómo afrontar y qué hacer en cada nueva situación.

Como dice Anji Carmelo, se trata de rehacer el sol en el invierno

Las fiestas de Navidad seguramente será la prueba más grande que tendremos que superar en nuestro camino.

Las Navidades reúnen muchos elementos que llegan al fondo de los sentimientos de las personas que echamos a faltar a nuestro lado a la persona que más necesitamos en estos momentos.

Te das cuenta con mucha más intensidad de su ausencia física y de todas las cosas que ya no podrán ser.

Todo lo que envuelve la Navidad, como las iluminaciones de las calles, la música, las aglomeraciones de personas buscando regalos, la publicidad que enfatiza los sentimientos, todas estas cosas nos recordarán otras navidades pasadas, y nos removerán nuestros sentimientos y emociones. Realmente no es la mejor época del año para aquellos a quienes tanto nos falta.

Como pasa con todos los temas relacionados con el duelo, no existe una fórmula mágica ni una receta milagrosa que podamos aplicar y ya está. Y no hay nada que sirva para todos por igual. Cada duelo es único, cada persona es diferente. Por eso, de los diferentes “trucos” o rituales que pueden ayudarnos, seleccionaremos los que consideremos que nos pueden ayudar, y nos olvidamos de los que no.

Para afrontar las celebraciones de Navidad tenemos tres alternativas:

Primera, no hacemos nada, no las celebramos, no adornamos el árbol de navidad, ni enviamos postales, ni organizamos las reuniones familiares, ni hacemos los regalos tradicionales.

Es una opción legítima, sobre todo si hace poco tiempo que se ha producido la pérdida o si los sentimientos todavía son tan fuertes que nos bloquean.

Nos podemos ir de viaje, a esquiar, dar largos paseos, dedicarnos intensamente a actividades deportivas, acompañar a alguna persona que esté sola o que necesite atenciones especiales, leer libros, …

Pero sabiendo que igualmente lo pasaremos mal, y que el año siguiente tendremos que plantearnos otra vez cómo afrontamos las Navidades.

Segunda alternativa, hacemos como si no hubiese pasado nada. Celebramos todo de la misma forma que siempre, sin ninguna referencia a quien  nos ha dejado. Nadie dice nada, pero por dentrosentiremos una presión insostenible.

Sentiremos de una forma agobiante su oculta ausencia,  y además añadiremos la amargura de no estar haciendo nada para recordarla y honrarla.

Para mí es la peor opción.

Y si seguimos haciéndolo año tras año, cada vez se nos harán más insoportables estas fiestas.

Tercera alternativa, que a menudo se le denomina como “construir una nueva Navidad”. Yo creo que quizás no se trata de “construir” sino de plantear cómo queremos que sean las Navidades a partir de ahora.

Lo primero que tenemos que considerar en este caso es que no tenemos que hacer nada que nos haga sentir todavía peor de lo que estamos. Hemos de poder decir a la familia qué cosas nos gustaría que se hiciesen y qué otras no, si queremos árbol de navidad o no, si queremos enviar postales o no, si se hacen regalos, …

Una buena solución es hacer una reunión familiarcon todas las personas involucradas.

Libremente explicamos qué celebraciones y rituales queremos hacer y qué otros no.

Lo más importante es hablarlo y llegar a un consensodel que todos nos encontremos cómodos.

En función de las tradiciones y creencias de la familia, se pueden tener en cuenta algunas ideas, como:

Sobre el árbol de Navidad y la decoración de la casa:

  • Escanear fotos de diferentes épocas del bebe perdido o persona querida y adornar el árbol con estas fotos
  • Apagar las luces y dejar una sola encendida durante unos minutos, a la media noche de Navidad (Nochebuena), para recordarla de forma especial. Podemos pedir a amigos que hagan lo mismo.
  • Comprar un nuevo árbol, que a partir de este año será “su árbol”.
  • Pedir a la familia y amigos que aporten una figurita o un adorno para “su árbol”.
  • Crear un espacio (con todas las medidas de seguridad) para poner una vela que arda en su memoria.

Sobre la comida o la cena de Navidad:

  • Darnos las manos al inicio y rezar una oración o leer un recordatorio para la persona querida o bebé que perdimos
  • Encender una vela en la mesa en memoria de todos los ausentes.
  • Hacer un brindis en los postres, por los presentes y los ausentes que nos acompañaron en ocasiones anteriores, y de forma muy especial por quien falta este año por primera vez.

Otros posibles rituales:

  • Escribir una carta cada año, explicando cómo ha ido el año, las cosas buenas y las no tan buenas que nos han pasado, cuánto la hemos echado en falta, cómo nos sentimos, … Guardar estas cartas cuando acaben las fiestas, para que, cuando pasen los años, las podamos dar a otra persona querida
  • Poner una figura (ángel, estrella, …) o una foto especial , mientras duren las fiestas

Con estas cosas podemos convertir nuestra amargura en un sentimiento “agridulce”.

En nuestra casa, ahora cada Navidad en la mesa se enciende una vela y todos sabemos lo que significa. También se brinda por los presentes y por los que ya no están con nosotros, y finalmente cada persona recibe de mi mujer Montse un pequeño recordatorio (un ángel, una velita, una mariposa, …) que quizá no todos saben lo que significa, pero nosotros si. “Celebramos otro año que podemos estar juntos. El año que viene, ya lo veremos”

Deja un comentario »

El dolor silencioso de cada aniversario

Cuando se acerca la fecha en la que ocurrió todo. Pasados los años, no te paralizas, ni te dejas hundir.Pero duele tanto, casi como el primer día que se fué. Es un dolor silencioso, que escuece, que sientes en carne viva, porque se reviven momentos muy dolorosos, que jamás podrás olvidar. No es bueno recrearse en ellos, pero para mí es sanador buscar ese día mi espacio, mi lugar y mi sitio para vivir mi dolor. Lo necesito, porque es mi manera de honrar su memoria, su recuerdo aterciopelado, de acariciar los momentos vividos buenos y malos, y aceptarlos también con mucho amor, porque es necesario y vital.

Mañana son 4 años sin ella. Y necesito ese recogimiento espiritual. Por el día lucirá una luz por y para ella, y por la noche volveremos a mirar al cielo mientras mandamos un farolillo de luz. De algún modo, este ritual hace que mi dolor silencioso, nuestro dolor, se vea calmado y aliviado.

No es un tópico, pero es así, el tiempo, sólo el tiempo, hace que estos días los vivas de un modo algo más sanador.

La vida sigue, pero tu recuerdo permace intacto y vivo en mí, para siempre.

Lucía, mi niña eterna… te extraño tanto.

 

 

Deja un comentario »

Lo que no debes decirle a una mamá que ha sufrido una pérdida.

Por Mayra Elisa B

“Es más fácil sacar al niño del útero de su madre que sacarlo de su pensamiento” señaló alguna vez el Dr. John C. Willke. Creo que toda madre que haya sufrido una pérdida durante o después del embarazo se puede identificar con esta frase.

Los abortos espontáneos y las muertes fetales son las tristes realidades de muchas mujeres. Por desgracia, nuestro dolor es incomprendido, silenciado, prohibido. Esta falta de comprensión la recibimos de familiares, personal médico y hasta de personas desconocidas.

Es tiempo de cambiar esa mentalidad que minusvalora la pérdida de una vida y el dolor de una madre.

En estos días recuerdo el aborto que sufrí y viví. Yo no estoy en posición  de comparar y decir que una pérdida al principio del embarazo es más dolorosa que en un embarazo más avanzado. Habrá quienes digan que en la primera situación no existe más que un producto de células y en la segunda,  un bebé.

Lo único que puedo afirmar es que el dolor de una pérdida es real. Duele, duele mucho. Y como cualquier pérdida, es una etapa sensible que merece tiempo de duelo y sanación.

Toda mujer que viva este tipo de experiencia sentirá el dolor de manera distinta y sanará a un ritmo diferente.  Habrá quienes no sientan pena alguna.

abortonaturalDe cualquier forma, es tiempo de validar estos sentimientos, hablar de las pérdidas y apoyar mejor a las  familias que atraviesan estas experiencias.

Nuestra pérdida merece ser comprendida. Nuestro dolor merece tener una voz. Ninguna mujer merece sentir que está exagerando, que está prohibido sentirse triste o que su dolor no tiene validez.

Hoy te invito a ser una persona que goce de empatía y mejore el estado actual de estas experiencias traumáticas y dolorosas.

Después de una pérdida NUNCA le digas:

Ni siquiera era un bebé. Era sola una bola de células.  Para ella, era la esperanza de su futuro. No deshonres eso.

Estás joven, puedes tener más hijos.

Hubiese sido peor si lo hubieras perdido más adelante. Por lo menos ocurrió al principio. ¿En serio?

Exageras. El dolor se siente ¿Cómo se puede exagerar algo tan papable?

Como no lo conociste o no lo criaste, no te va a doler tanto.  Cuando se ama con el corazón, cualquier pérdida causa un vacío y un profundo dolor.

Tienes que estar fuerte por tu familia. ¿Por qué mejor no le permitas  vivir su duelo?

¿Hiciste x o z? (Cargar demasiado peso, beber, caerte, etc..) Es inoportuno preguntar si algo que ella hizo pudo causar la pérdida. No agregues más culpa innecesaria y sin fundamentos.

Por lo menos te puedes volver a embarazar. Esto no es consuelo.

Tal vez algo esté mal contigo o tu pareja. Es el momento menos indicado para proponer teorías sobre su salud.

Con el tiempo te olvidarás de esta experiencia y será como que nada hubiese pasado. Por favor, no le desees el olvido nadie. Mejor ayúdale a conmemorar la memoria de quien partió. 

Es parte del plan de Dios. Si la persona no es religiosa solo confundirás más sus sentimientos entorno a la pérdida.  ¿Merezco lo que me sucede? ¿Mi bebé merecía alguien mejor?

Se fue a un lugar mejor.  En estos momentos el mejor lugar para ti hubiesen sido tus brazos. No ofrezcas alternativas.

Por lo menos tienes otros hijos, otras mujeres no pueden ni embarazarse.  No y NO.

Si conoces a una mujer que ha sufrido una pérdida, solo escucha su historia, deja que resuene su llanto y ofrécele un abrazo. Puedes traerle comida y cuidar de sus otros hijos. Puedes llamar al bebé por su nombre (si ya tenía nombre). Y lo más importante que puedes hacer es recordar que el bebé que la mujer perdió es luz y amor y que vivirá por siempre en su corazón y en sus pensamientos. Por eso, valida su existencia y el dolor de su madre.

Deja un comentario »

Mi proceso de duelo con ayuda de mi perro.

He buscado artículos sobre el proceso de duelo, y la ayuda que pueden aportar nuestras mascotas, pero realmente no encuentro nada, así que  me baso al escribir esto en mi experiencia propia, y en otras que he escuchado de otras personas cercanas.

La realidad esque cuando pasas por una pérdida como la que yo viví, y sientes que te quieres morir, tu vida se paraliza, y no sabes como seguir adelante. Tienes a tu pareja, a tu familia, a tus amigos cercanos, que intentan animarte, que te apoyan, comprenden, que comparten tu dolor… pero nada ni nadie, en esos momentos puede hacer que veas nada, salvo tu dolor y tu angustia.

Mi perro, mi Tobi, sólo me miraba, sólo me lamía las lágrimas, sólo saltaba a mi alrededor para sacarme a la calle, sólo hacía lo que él podía, como perro, hacer por mí. Y me hizo sonreir por primera vez después de todo lo que había pasado, cuando se tiró panza arriba, saltó y al final se sentó a dos patas para llamar mi atención. Comprendí la ayuda que él también podría brindarme.

Gracias a él, cada mañana me vestía y lo sacaba temprano. Nos dábamos largos paseos, y aunque lo que yo quería era taparme la cabeza y seguir durmiendo todo el día, pues allá que tiraba de mí. Y poco a poco, empecé a disfrutar de los paseos. Mi perro fué una parte importante en mi proceso de duelo, creo firmemente que sin él no me hubiese levantado de la cama la mayoría de los días, y probablemente me hubiera costado mucho más sacar la nariz al mundo. Me siento orgullosa de él, de que forme parte de nuestra familia, y de todo lo que me ha ayudado incondicionalmente durante todo este tiempo.

Hoy por casualidad me he topado con una carta que escribí en pleno proceso de duelo, y quiero compartirla con vosotros.

martes, 31 de enero de 2012

Mi pequeño Tobi…  cuánto me ayuda.

Cada mañana, me despierta con una sonrisa, porque salta feliz a mi cama, y juguetea conmigo para levantarme el ánimo. Hace que me levante, que decida salir a pasear con él, para que me de el aire y para recibir los primeros rayos del sol.
Que grande es mi perro, que ha sabido acompañarme y cuidarme en los momentos buenos, y los momentos malos.
Durante casi 8 meses, se convirtió en mi guardián, notó el cambió de su “mamá” y se acurrucó a dormir sobre mi vientre, para cuidar de lo que venía en camino.
Recuerdo el primer lametón de “amor”… saltó a la cama, y miró mi barriga. Atento, algo se mueve… ¿quién hay ahí?… primer lametón. Nunca lo olvidaré… cuánto pude reirme. A partir de ahí… comenzó el ritual… Bollito se movía, daba patadas… y el pequeño, sintonizaba con sus orejas… se acurrucaba sobre la barriguita… cuidando de ella.
Cuando regresé del hospital… aquel día, sin ella… pobrecillo mío, me miraba extraño, ¿que podría estar notando? su mami estaba rota, … hecha pedazos. Cuando rompí en llanto, saltó a lamer mis lágrimas… me miraba….Sé que él sabía que ya mi pequeña no estaba. No se acercaba a mi barriga.
Desde entonces, el lo nota… sabe cuando necesito sus lametones, cuando necesito que me anime. Me trae sus juguetes en su boca, para que juegue con él cuando me ve mal. Cuando a solas rompo a llorar… el viene rápido a lamer mis lágrimas… no sé que le pasará por su cabeza… dicen que los animales no tienen sentimientos… ¿entonces? ¿que significan los comportamientos de mi Tobi?…
Mi pequeño es grande… tiene un gran lugar en nuestras vidas. Es un perro, si… pero tiene más humanidad que mucha de las personas que por desgracia viven en este mundo. Me reconforta tenerlo a mi lado, acariciarlo y darle grandes abrazos cuando me siento mal. Y tenía que contarlo. Me está ayudando mucho en estos momentos… (Y a su papi, también… ) es un ser muy especial.

 

Contar vuestras experiencias, si os apetece.

Escribir siempre es sanador.

 

Deja un comentario »

Una Ola de luz y amor, para tí.

Hoy queremos dedicarle esta nueva entrada a una mamá muy valiente, que después de todo lo que ha sufrido en esta vida, y perder a su querido bebé estrella, la vida la ha vuelto a castigar malogrando su salud, y estos momentos están siendo muy duros.

Desde Caricias al cielo, y todas las mamis unidas, te mandamos una ola de amor y energía positiva, y les pedimos a nuestros ángeles, que se unan en la batalla y te manden fuerza para combatir lo que venga.

Tu puedes preciosa. Además tienes el mayor motivo de todos para ganar la guerra al “bicho”, tu hijo en la tierra.

No queremos dar nombres, pero sabes que nos referimos a ti, preciosa, y desde aquí te mandamos un abrazo muy muy fuerte en la distancia.

Todo va a salir bien.2146.gif

Deja un comentario »